04 septiembre, 2013

Junta





Antes de entrar a la junta en la escuela del crío, me sorprendí jugando a caminar en equilibrio en la orilla de la banqueta, intentando no caer entre los charcos que dejo la lluvia nocturna. También vi en el camellón un árbol que me pareció bonito, por su forma peculiar, una que lo hace parecer dibujo o miniatura de maqueta, con la fronda muy redonda, esos son mis árboles favoritos.

Ninguno de los otros padres jugaba o veía árboles.  Qué pena.