Ir al contenido principal

Deus charitas est



Si amor suspira el aura placentera,
si amor dicen del ave las querellas,
si con letras de fuego las estrellas,
amor van describiendo por la esfera;
si lo expresa la flor de la pradera
que del sol a las cándidas centellas
sus hojas abre porque deje en ellas
el rocío de los cielos primavera;
si palpita el amor en cuanto existe,
si todo lo publica en tono vario:
las estrellas, los mares y las flores;
un Dios que de la carne se reviste
muriendo por el hombre en el Calvario,
¿no es la inmensa expresión de los amores?

Amado Nervo.
La mañana del poeta I

Entradas populares de este blog

Incertidumbre

La siento sobre mis hombros, en el dibujo de mis huellas al andar. Voy como una ciega, confiando en algo que dudo se me revele, sin embargo, sigo caminando, viviendo cada día, gozando cada pequeña cosa como un infante...
¿Es esto la vida? Andar sin saber, sin propósitos claros, sin límites... hasta llegar a la muerte, donde la máxima incertidumbre nos aguarda.

tía abuela

Anoché murió mi tía abuela. Mientras acomodaba la cama pensé en todas las abuelas que le precedieron, dulces o rigurosas ancianas que vivieron todos los años de su cuerpo con el esplendor de las flores que brotan lo mismo que se marchitan. Hemos venido al mundo como un pacto con la eternidad.

---
Acepto la muerte con la dureza de un diamante. Mientras viva se labrarán en mí incontables aristas y a través de todas ellas se proyectará un color diferente.

---
Vivan, hagan lo que se les de su chingada gana. No se queden sin hacerlo todo, sin sentirlo todo, sin decirlo todo. Lo mismo vuela la mariposa que la mosca.

Soneto XLIII

What lips my lips have kissed, and where, and why, I have forgotten, and what arms have lain Under my head till morning; but the rain Is full of ghosts tonight, that tap and sigh Upon the glass and listen for reply, And in my heart there stirs a quiet pain For unremembered lads that not again Will turn to me at midnight with a cry. Thus in the winter stands the lonely tree, Nor knows what birds have vanished one by one, Yet knows its boughs more silent than before: I cannot say what loves have come and gone, I only know that summer sang in me A little while, that in me sings no more.
Edna St. Vincent Millay.